Blog, Español, Idioma, Leer, Publicaciones, Reflexiones, Temas

Comentarios de la sociedad civil sobre el nuevo delito de “violencia a la intimidad sexual”

Por Lucía Camacho

El pasado 27 de agosto la Fundación Karisma junto con Sentiido, la Fundación para la Libertad de Prensa FLIP, Colnodo, Centro de Internet y Sociedad de la Universidad del Rosario  ISUR y la Mesa por el Derecho de las Mujeres a una Vida libre de Violencias, radicamos en conjunto comentarios ante la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, a propósito del trámite del proyecto de ley N. 408/2019 de seguridad ciudadana que crea entre otros el delito de “Violación a la intimidad sexual”.

Celebramos que este nuevo delito busca castigar la difusión no consentida de contenido sexual, una situación que afecta especialmente a las mujeres y puede acabar con muchas vidas. La propuesta de norma es en lo fundamental buena, sin embargo, nos preocupan detalles de su redacción actual y creemos que puede pensarse mejor su contenido.

En concreto son seis aspectos los que creemos que pueden mejorar, así:

  1. Deberíamos hablar de difusión no consentida de contenido sexual en lugar de “violación a la intimidad sexual” porque así es más claro el objetivo y la forma de interpretar ese delito Además este cambio pone nuestra legislación a tono con la de otros países de la región. 
  2. Proponemos eliminar la expresión “con el propósito de causar daño” pues impone a la víctima la obligación de probar que se causa un daño y en el proceso debe determinar la intencionalidad de la acción de quien difundió el contenido sexual sin permiso. Creemos que la mera difusión no consentida de contenido sexual es la que genera el daño y basta para determinar la intencionalidad de la acción. Aprobar la norma exigiendo la prueba del daño, supone una carga indebida en hombros de la víctima, una revictimización.
  3. Proponemos que se elimine la expresión “íntimo o”. La propuesta que está en el Congreso dice textualmente “contenido íntimo o sexual”, nos preguntamos ¿por qué debe la norma hacer esta disyunción?, basta con que el contenido sea de naturaleza sexual para ser considerado per se íntimo. En materia penal una “o” puede introducir giros interpretativos que es preciso evitar, entre más clara la norma mejor.
  4. El delito crea un aumento de pena para los casos en los que, quien difundió el contenido sexual sin consentimiento de la víctima sea expareja, excompañero permanente o excónyuge. Un aumento de pena significa que la norma castiga más fuertemente a quien cumple cierta condición, en este caso, la condición de un vínculo emocional ya extinto ¿por qué se exige un mayor castigo a un “ex” que a una pareja actual?, creemos que el mayor castigo debe orientarse también en el abuso de una relación de confianza que puede tener vigencia al momento de la difusión no consentida.
  5. Además del contenido audiovisual debe considerarse el formato de audio como uno en el que también se realiza difusión de contenido sexual sin consentimiento de la víctima.
  6. Por último, creemos que deben introducirse eximentes para permitir la difusión de contenido sexual cuando se hace con fines periodísticos. En estos casos se debe garantizar el ejercicio del derecho a informar contando con autorización de la víctima o garantizando el anonimato de ésta. 

Sabemos que pronto será debatido este proyecto de ley en la Cámara de Representantes, esperamos con estas observaciones contribuir al debate de esta iniciativa legal que es muy importante, dado el impacto que tiene especialmente este artículo en el ejercicio de nuestra libertad de expresión e intimidad.

Para leer el texto integral de los comentarios que radicamos en el Congreso, puede descargar el archivo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.